Cómo diseñar una sala, comedor y cocina de concepto abierto

Un espacio social de concepto abierto en el que sala de estar, comedor y cocina se unifican, puede ser una apuesta excepcional en cualquier vivienda. Estas son las claves para diseñarlo.

sala, comedor y cocina concepto abierto

Desde hace años —a la hora de diseñar un vivienda— la apertura de los espacios comunes se ha convertido una tendencia arquitectónica muy habitual, tanto en nuevas construcciones, como en la renovación de casas más antiguas. En estas viviendas, salón, comedor y cocina se unifican en una única estancia, muy diáfana, que se convierte en el núcleo de toda la vida familiar.

Frente a las plantas tradicionales más compartimentadas, estas nuevas distribuciones ofrecen una serie de beneficios —así como inconvenientes— que tienen la capacidad de transformar las dinámicas de la vida doméstica y brindar un aspecto completamente nuevo a cualquier interior. Sin embargo, a la hora de diseñar un espacio abierto de estas características, deben tenerse en cuenta ciertos aspectos que pueden hacer de la estancia un entorno cómodo, funcional y bien decorado.

Beneficios de una planta de concepto abierto

Inconvenientes de una planta de concepto abierto

Consejos de distribución en salas-cocina-comedor de concepto abierto

Consejos de decoración en salas-cocina-comedor de concepto abierto

Beneficios de una planta de concepto abierto

Como (probablemente) sea de esperar, al unificar en un único espacio zonas que tradicionalmente serían distintas estancias —sala de estar, comedor y cocina— se consigue una habitación verdaderamente amplia, que permite una mayor versatilidad y usabilidad. Esto se debe a que, con espacios más amplios, existe una mayor libertad a la hora de distribuir los muebles en el entorno, o elegir muebles que se adapten a las preferencias personales de cada uno.

sala, comedor y cocina concepto abierto

Por otro lado, al no existir necesidad de pasillos o paredes divisorias, los espacios abiertos optimizan mejor los metros cuadrados disponibles, así como la luz natural existente. Por esta misma razón, los entornos abiertos son verdaderamente prácticos en apartamentos pequeños, pero también pueden aportar amplitud y luminosidad a las viviendas más grandes.

Además, la apuesta por espacios interconectados facilita la socialización dentro del entorno de la residencia, e invita a celebrar cenas y otros eventos de entretenimiento, pues permite utilizar la cocina mientras se comparte tiempo con invitados en la sala de estar o el comedor.

Inconvenientes de una planta de concepto abierto

Sin embargo, a pesar de existir esta extensa lista de aspectos positivos, hay también desventajas en la elección de espacios comunes abiertos. Primero, los olores y ruidos propios de la cocina pueden expandirse sin barreras por los espacios sociales de la casa. Por otro lado, en estos espacios abiertos no existe la privacidad vinculada a estancias separadas. Además, calentar e iluminar habitaciones amplias como estas, puede resultar especialmente costoso.

sala, comedor y cocina concepto abierto

En cuanto a lo estético, a parte de ganar luz y amplitud, los espacios abiertos suponen también una mayor visibilidad de la cocina, que se convierte en parte protagonista del ámbito más social de una vivienda. Así, mientras que en una cocina cerrada los electrodomésticos y utensilios pueden quedar a la vista sin especial consideración, cuando la cocina se convierte en una parte dominante de la casa, puede suponer una necesidad de invertir en electrodomésticos más decorativos o acabados más costosos.

Consejos de distribución en salas-cocina-comedor de concepto abierto

A la hora de plantear la disposición de los distintos muebles en el espacio, un concepto abierto de sala, comedor y cocina implica una serie de dificultades muy particulares. A diferencia de muchas otras estancias —en que las limitaciones suelen venir de la mano de la falta de espacio—, ahora el amplio volumen que proporciona la planta abierta dificulta la creación de un diseño coherente, que dea unidad a los distintos grupos de muebles.

sala, comedor y cocina concepto abierto

Por supuesto, dependiendo del tamaño y forma de la estancia, la ubicación de cada una de las piezas de mobiliario cambiará, pero existen ciertas nociones comunes. Primero, es recomendable disponer la zona de cocina en uno de los extremos de la estancia (aprovechando una de las paredes o esquinas para ubicar contra ella todo el frente de alacenas). Y, junto a la cocina, debe disponerse el comedor, facilitando el servicio de la mesa con un rápido acceso. Por otro lado, cuando las dimensiones de la estancia lo permiten, la introducción de una isla de cocina puede ser un añadido especialmente funcional, pues ofrece espacio de almacenamiento y superficie de preparación de alimentos adicionales (en ocasiones, la propia isla puede incluso servir para comer, y sustituir a una mesa formal de comedor). Además una isla puede aportar separación entre las zonas de cocina y comedor, dándoles entidad. Finalmente la zona de estar se ubicará en el extremo opuesto de la gran sala.

sala, comedor y cocina concepto abierto

Con todo, la distribución de estas amplias estancias dependerá de sus formas, dimensiones e instalaciones, por lo que pueden existir otras distribuciones igualmente funcionales: en estancias en “L” la cocina puede disponerse en la esquina central, dándole acceso directo a ambos lados, en que se encontrarán comedor y sala de estar respectivamente. O, en una estancia cuadrada, la cocina puede ubicarse en uno de los lados, mientras el resto de espacios se distribuyen por el resto de la habitación.

sala, comedor y cocina concepto abierto

Una vez elegida la disposición de las distintas zonas, es recomendable crear ambientes diferenciados para cada una de ellas. Una buena forma de hacerlo es por medio de alfombras, con las que dar entidad a cada segmento del espacio: una alfombra para la zona de comedor y otra para la zona de estar. Estos añadidos, además, aportan calidez y un tono hogareño a toda la estancia.

Consejos de decoración en salas-cocina-comedor de concepto abierto

Si bien al crear la distribución espacial se buscaba diferenciar las distintas zonas del concepto abierto de comedor, cocina y living, por medio de la decoración es importante darles unidad. Y es que, una vez cada uno de los espacios cuente con su propia entidad, es importante que toda la estancia muestre un diseño y estilo unitarios. Así, utilizar materiales, colores o estampados que unifiquen los distintos entornos de la estancia (siempre en un mismo estilo decorativo) es imprescindible, ya que todos los ambientes forman parte de un mismo interior.

sala, comedor y cocina concepto abierto

Por otro lado, en cuanto al mobiliario de la estancia, es importante elegir piezas cómodas y funcionales. Y, dado que los muebles son el elemento principal del interior y lo único que determina su distribución, es importante que el tamaño de cada una de las piezas sea correcto, permitiendo el tránsito y dando un efecto fluido al interior.

Así que, en conclusión, si lo que quieres es crear un espacio amplio, luminoso, versátil y fluido, la creación de una cocina-salón-comedor de concepto abierto es una apuesta segura. Y, si quieres probar distintas distribuciones y diseños, prueba Planner 5D y explora todas las combinaciones posibles.