Cómo decorar tu casa esta primavera

La llegada de la primavera es la ocasión perfecta para dar nueva vida a nuestros interiores. Estas son algunas de las mejores ideas de diseño para hacerlo.

decorar casa primavera

El comienzo de la primavera abre paso a todo el periodo estival y, con ella, las frías temperaturas comienzan a suavizarse, a la vez que la oscuridad del invierno deja paso a días cada vez más largos. Con estos cambios, se producen alteraciones en nuestros estilos de vida que, a su vez, conllevan sutiles transformaciones en nuestros hogares.

Cambios de armarios, de sábanas y mantas, así como variadas sesiones de limpieza, son algunas de las constantes en estas transiciones entre temporadas. Sin embargo, existen muchas maneras de llevar más allá esta mudanza estacional, y dar nueva vida (tras el invierno) a una vivienda.

Decoración primavera

Nuevos colores

Puede que cambiar toda la paleta de colores de un interior —con cada temporada— resulte desproporcionado. Sin embargo, existen maneras sencillas de incorporar colores nuevos a un interior, sin necesidad de sustituir muebles o pintar paredes enteras.

decoración primavera tonos pastel

Para la primavera, los tonos crema, blancos y pasteles suelen ser la mejor opción, dado que son frescos y luminosos, y encajan en multitud de interiores diferentes. Así, apostar por este tipo de tonalidades, e incluirlas en un interior por medio de textiles decorativos (como cojines, mantas o cortinas), puede ser una buena forma de insuflar vitalidad a un interior.

Flores y plantas

Capaces de introducir un tono orgánico hasta en los interiores más minimalistas, las plantas llenan de vida cualquier espacio y, por ello, son el añadido primaveral perfecto. Ya sea en forma de jarrones con flores, maceteros o incluso flores secas, las plantas son un recurso enormemente versátil en cuanto a decoración se refiere: sobre una mesa de comedor pueden funcionar como centro de mesa o, en una zona con ventanales, trasladan al interior la vegetación de la naturaleza exterior.

Pero más allá de lo estético, el cuidado de plantas conlleva una serie de beneficios, tanto físicos como emocionales. El más evidente, sin duda, es que ayudan a purificar la calidad del aire por medio de su proceso de fotosíntesis.

Aromas

El poder de todo lo olfativo es innegable. Tanto es así que un solo aroma tiene la capacidad de evocar emociones, sensaciones o recuerdos. Sin embargo, en decoración, los olores quedan a menudo olvidados.

El cambio entre estaciones brinda la oportunidad perfecta para jugar con velas perfumadas y esencias en un interior, acentuando con ellas el distanciamiento entre una y otra temporada. Frente a los aromas cálidos y dulces que vinculamos al invierno y el periodo de festividades (como la vainilla, la canela o los olores amaderados), con la primavera llega el triunfo de aromas florales o frutales, como la lavanda, la rosa o las esencias cítricas.

Exteriores

Si bien no todas las viviendas cuentan con espacios exteriores (de hecho la mayoría de los apartamentos no lo harán), para quienes cuenten con jardines, terrazas o balcones, la primavera es el momento perfecto para comenzar a preparar estos espacios, con el fin de aprovecharlos al máximo durante todo el periodo estival.

Con el incremento de horas de luz natural y la mejora de las condiciones climáticas, cualquier espacio exterior puede convertirse en una zona de entretenimiento o relajación ciertamente funcional. Un balcón, por ejemplo, puede tornarse en un acogedor rincón de lectura, o convertirse en un pequeño espacio de comedor.

primavera decoración terraza

Una muy buena solución es apostar por sofás o butacas tapizados en telas de exterior, un añadido muy cómodo y funcional. O, incluso, cuando no se cuenta con suficiente espacio para muebles de exterior (el caso de muchos balcones), disponer cojines amplios o ‘pufs’ en el suelo puede convertir un espacio pequeño y poco utilizado, en una perfecta zona de recreo y relajación.

Elementos naturales

Con la llegada de la primavera, la naturaleza se convierte en la absoluta protagonista de cualquier exterior, en donde los árboles y todo tipo de plantas comienzan a florecer, mostrando sus más ricos colores. En los interiores, por supuesto, existen muchas maneras de reflejar este cambio. Más allá de las plantas, la primavera es el momento perfecto de apostar por materiales naturales, como maderas sin tratar o detalles de rafia.

Estos detalles decorativos, que pueden ir desde los ornamentos más pequeños, a alfombras o, incluso, muebles, pueden tener un impacto importante en nuestros interiores, y verdaderamente dotarlos de un tono orgánico y acogedor.

En conclusión, preparar nuestras viviendas para una nueva temporada, no tiene por qué ser algo costoso o difícil. Y, con unos pequeños añadidos, podemos reflejar la exuberancia de la primavera en cualquier interior.